De aspecto sobrio, el habitáculo del 405 Mi16 disponía de algunos elementos especiales, como el volante de tres radios y los asientos con mayores sujeciones laterales.

En la instrumentación, había indicadores de la presión y la temperatura del aceite, bien recibidos en una versión deportiva. El velocímetro indicaba más de 240 km/h. La visibilidad trasera quedaba algo reducida por el alerón y el maletero en posición alta.