El motor elegido fue un bloque atmosférico de gasolina, con 1,9 litros y alrededor de 160 CV (algunos aseguraban que entregaban 156, otros 158...) a 6.500 rpm. El cambio asociado, de cinco velocidades, ofrecía desarrollos un 8% más cortos, para impedir que la mecánica cayera excesivamente de vueltas.

El bloque de 16 válvulas tenía un límite de giro de 7.200 rpm y estaba colocado en posición transversal, de tal forma que el 405 Mi16 era un tracción delantera. Por cierto, en 1990, apareció el Mi16x4, con dos ejes motrices a través de un diferencial autoblocante Torsen.